De ciudadano consumidor a ciudadano productor

Por Tomás Díez, director del FabLab Barcelona y organizador del FAB10

Fab10
Antes viajaban las mercancías, hoy, gracias a la fabricación digital, es la información la que viaja. El valor ya no está en el objeto sino en el conocimiento.

Reflexionemos sobre la gran revolución que se está llevando a cabo hoy, donde el mundo digital pasa al mundo físico.

La fabricación digital ha venido para quedarse y eso significa llevar al mundo de los objetos lo que ya se ha hecho en la computación. De los bits hemos pasado a los átomos, a la materia. Estamos viviendo una nueva alfabetización tecnológica donde las profesiones del futuro estarán vinculadas al conocimiento. El acceso a la fabricación y la emprendeduría será más democrático. Si antes se necesitaba capital para generar stock, hoy en día, con la fabricación digital, puedes prototipar barato y producir sólo lo que necesitas.

Hablamos de una era en que la producción pasa del entorno industrial al personal, donde pronto cada casa tendrá su impresora 3D con la que podremos fabricar desde una taza a, incluso, una oreja. La fabricación digital implica socializar el conocimiento y empoderar a las personas.

Gracias a la fabricación digital, las ciudades se verán beneficiadas, pues tendremos edificios autosuficientes, capaces de generar energíacon azoteas verdes. Dentro de 50 años podremosconstruir edificios que se ensamblen y desensamblen. Usaremos más recursos de km 0, construiremos edificios sostenibles y promoveremos el ahorro de energía. También la movilidad se verá favorecida, pues el futuro en las ciudades es el compartir y el transporte público. Aumentará la superficie dedicada al ciudadano.

Article font

Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *